Barça 3 – Vilareal 1. Un hermoso espectáculo.

Publicado el 15 noviembre 2010
Archivado en Perez Rei | Salir del comentario

 

Cuando dos equipos quieren jugar, cando dos equipos saben jugar, cuando dos equipos pueden jugar (porque el rival está más preocupado en crear que en no dejar crear) es normal que salgan partidos como el de ayer. Un partido hermoso.

Un choque vibrante, brillante, intenso. Lleno de creatividad, toque, verticalidad. Es cierto que una equivocada decisión arbitral impidió que el Barça dejase el partido (casi) cerrado bastante antes del descanso. En la jugada siguiente empataban los amarillos.

Por momentos, el Vilareal tuvo tocado a un Barcelona que con el 1-0 se las prometía muy felices. Pero en los diez minutos siguientes al empate, el equipo azulgrana estaba desorientado y a merced de un posible chispazo de la incisiva delantera visitante.

En la reanudación, el Barça, con un ligero dominio territorial, tampoco se estaba haciendo acreedor a mandar en el marcador. Tuvo que ser una jugada de quilates, con doble pared de un genio nacido en Rosario (Argentina), la que desequilibrase la contienda. Doble pared y resolución casi sin ángulo y con la pierna (es un decir) mala.

Pero ni con estas el partido estaba decidido. Ahí si los catalanes se gustaron y demostraron que merecían los tres puntos. Pero el equipo visitante siempre daba la impresión de que podía cambiar el signo del partido … y no estuvo lejos de lograrlo. Solo muy cerca del final, por obra de Messi -otra vez- el Barça cerró el partido.

El Vilareal demostró que hoy por hoy, por fútbol, es el tercer mejor equipo de esta Liga. Frente a un Barcelona francamente bueno y en casa, compitió, buscó la puerta, trianguló, tocó, practicó el jogo bonito. Con estos mimbres, no podía salir otra cosa que un partido hermoso. Uno de esos que gusta ver, que no gusta que acaben.

Share

Comentarios

No hay mas respuestas