Cambio de roles

Publicado el 18 agosto 2011
Archivado en Felipe de Luis | 1 comentario

El primer asalto de la temporada que está a punto de comenzar entre Real Madrid y Barcelona dejó varias conclusiones a tener en cuenta. En primer lugar, el cuadro blanco (deportivamente hablando) se ha quitado los complejos de encima y ha demostrado que tiene la capacidad de llevar hasta el límite al equipo de Guardiola. José Mourinho ha concienciado a los suyos de que es necesario subir un nivel el esquema de la pasada temporada. La intensidad y la presión son las dos señas más características del equipo blanco, que aún así no ha dejado de lado el plano ofensivo. Al contrario, el Real Madrid se ha acostumbrado a tener el balón y presenta síntomas preocupantes cuando éste está lejos.

Paradójicamente, el Barcelona se vio obligado a jugar a la contra en varias fases de la eliminatoria. También en esto sentido hemos asistido a una evolución por parte de los hombres de Guardiola. Un equipo campeón debe saber jugar con y sin balón y el Barcelona aprovechó los arreones cuando más lo necesitaba. Antaño muchos criticaban la extrema parsimonia con la que el cuadro culé encaraba sus encuentros. Daba la sensación de que, al igual que ocurre en muchas ocasiones en la selección, los jugadores sentían la necesidad de meterse con el balón dentro de la portería. El Real Madrid recibió tantos que fueron gestados en tan sólo unos pocos toques de balón. Eso sí, con la inconmesurable participación de Leo Messi.

Se podría decir, entonces, que Guardiola se acerca cada vez más a Mourinho y que el portugués hace lo propio con su colega. En lo deportivo, claro. Real Madrid y Barcelona cada vez se conocen mejor y son conscientes de que estos enfrentamientos serán tónica habitual en la temporada. Fuera del terreno de juego, las hostilidades siguen siendo una constante. Mourinho ha inculcado a sus jugadores la agresividad como forma de vida y más aún si enfrente tienen al Barcelona. Lo acontecido con el tiempo casi cumplido hace un flaco favor al equipo blanco, que por méritos deportivos ha sido el campeón moral de la Supercopa. Todo esto queda sumido en el olvido por el comportamiento de sus jugadores, por la clara intencionalidad con la que atacan al contrario. Mourinho llegó a introducir un dedo en el ojo del segundo entrenador culé. La temporada pasada, estos shows le permitían al portugués focalizar la atención en otros menesteres que no fueran el mediocre juego blanco. Ahora que esto ha cambiado, Mou sigue ejerciendo de maestro de ceremonias circense. Lo hace por inercia, pero ya no es necesario. Carece de sentido arruinar lo que sus jugadores han conseguido dentro del terreno de juego.

Share

Comentarios

Una respuesta para “Cambio de roles”

  1. Bitacoras.com on agosto 18th, 2011 12:20

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: El primer asalto de la temporada que está a punto de comenzar entre Real Madrid y Barcelona dejó varias conclusiones a tener en cuenta. En primer lugar, el cuadro blanco (deportivamente hablando) se ha quitado los complejos……

No hay mas respuestas