Ser los primeros eliminados no es suficiente para que Le Guen dimita

Publicado el 20 junio 2010
Archivado en Alberto C. Molina | Salir del comentario

EFE

Ya lo ha comentado mi compañero Perez Rei, pero me gustaría ampliar esa información. Camerún está matemáticamente fuera del Mundial de Sudáfrica. Es un hecho. Los «Leones indomables» cosecharon una nueva derrota ante Dinamarca (1-2) tras la primera frente a Japón (1-0). Ningún punto en dos partidos, y las maletas preparadas para regresar a casa después del intrascendente choque con Holanda, selección que ya está clasificada para la siguiente ronda.

Pero lo que pretendo destacar de su prematura eliminación no es ningún lance del juego, sino lo que aconteció una vez finalizado el partido contra los daneses: Ese contraste que hubo entre los futbolistas cameruneses desmoronados aún sobre el césped, y la tranquilidad con la que su seleccionador, el francés Paul Le Guen, abandonaba el banquillo. Parece que, el que ganara tres ligas consecutivas con el Olympique de Lyon entre 2002 y 2005, encajó demasiado bien algo que más tarde él mismo catalogaría como «fracaso». En el primer mundial celebrado en África, y tras perderse el anterior celebrado en Alemania, uno de los combinados nacionales más representativos y potentes del continente se convierte en el primero en decir adiós. Siempre se puede caer y de muchas maneras, pero la Camerún de Le Guen lo hace ofreciendo una imagen muy mediocre. Salvo los últimos minutos de empuje frente a Dinamarca, no ha hecho méritos para continuar.

El entrenador ha reconocido el fracaso, pero igualmente declaró en rueda de prensa que sus jugadores no dieron la talla y que él no dimitirá. No olvidemos que se trata del enésimo seleccionador extranjero (y en especial galo) que ha dirigido a los «Leones», aunque pocos ha habido que hayan aparentado menos sentir los colores de una bandera que no es la suya. Si no dimite, que se le cese. Camerún no se merece alguien así.

Share

Comentarios

No hay mas respuestas